modulación

/Etiqueta:modulación

Cómo modular tu voz para una comunicación eficiente.

El entrenamiento para modular el habla implica mejorar el tono, la resonancia, la expresividad, el volumen, ritmo, pausas, cadencia, y la claridad de la propia voz. La modulación de voz es una de las armas que debes conocer y manejar muy bien cuando estés pronunciando un discurso, ya que es la herramienta diferenciadora con respecto a los demás ponentes. Una buena modulación refleja confianza, y ayuda a convencer a la audiencia y gracias a ella conseguimos que  nos escuchen y mantengan la atención. Está demostrado que usar una efectiva modulación de voz es la gran diferencia entre un discurso agradable o uno aburrido. Al dominar la modulación de voz, conseguimos que el discurso sea más interesante, comprensible y memorable para la audiencia. La modulación no es fácil, pero ejercitando los músculos encargados de la producción de la voz y aplicando diferentes técnicas, según el estilo del comunicador, haremos que nuestra comunicación sea coherente y eficiente. Para ello necesitas practicar, practicar y practicar, como cuando vas a entrenar otros músculos del cuerpo. Esa es la clave para que puedas dominar de manera natural la modulación de voz. [...]

ORATORIA ESTRATÉGICA «La voz en la comunicación»

El curso de Oratoria Estratégica: "La voz en la comunicación", es el curso ideal para aprender nuevas habilidades a través de innovadoras técnicas de comunicación de la Voz. Este curso tiene entre sus objetivos reforzar y mejorar nuestra marca personal a través de la voz, analizando sus fortalezas y sus debilidades, y cómo aprovechar esto para mejorar nuestra oratoria y el impacto que provoca en nuestros oyentes. Aprenderemos a controlar los nervios, a encontrar la naturalidad y a manejar la parte no verbal de nuestra comunicación. OBJETIVOS Profundizar en la importancia de lo no verbal en la comunicación oral. Entender qué dice nuestra voz de nosotros, cuando comunicamos. Buscar la naturalidad propia del asistente en los temas a tratar, tanto a nivel corporativo como a nivel externo. Saber qué impacto causas en el otro. Identificar puntos fuertes / puntos débiles. Convertir dichas herramientas en habilidades que hagan del alumno el mejor vendedor y negociador. Trabajar la improvisación para controlar los nervios y así no tener la mente en blanco.