“Para un directivo, la voz es la tarjeta de presentación, por eso hay que entrenarla”

//“Para un directivo, la voz es la tarjeta de presentación, por eso hay que entrenarla”

“Para un directivo, la voz es la tarjeta de presentación, por eso hay que entrenarla”

“Los directivos que entrenan su voz ganan más dinero y acceden a puestos de más responsabilidad”, asegura Marta Pinillos, Business Communication Mentor, a la hora de hacer balance de los encuentros que ha mantenido en 2017 con directivos y profesionales altamente cualificados.

Marta Pinillos sale al escenario y pregunta a su audiencia: “¿Habéis pensado alguna vez que la voz es vuestra tarjeta de presentación, que con ella nos presentamos al mundo, que refleja nuestro carácter como ninguna otra de nuestras características?”. Y las personas que forman la audiencia –directivos y profesionales cualificados, principalmente— reconocen mayoritariamente que no, que no habían caído en ello. Aun así, todos están dispuestos a aprender, no son escépticos, lo cual allana el camino para que Marta Pinillos, con más de 20 años de trayectoria en el estudio y la práctica de la oratoria estratégica, saque toda su artillería para convencer definitivamente a su público de los beneficios de entrenar la voz.

El primer beneficio es económico. Y eso –según ha visto Marta en sus encuentros de 2017— es un argumento convincente para atrapar la atención de su público. “Los directivos que entrenan regularmente su voz ganan de media un 5% más que aquellos que no lo hacen y, además suelen acceder a puestos de mayor responsabilidad, según ha demostrado la Universidad de Duke (Estados Unidos), una institución académica reconocida por sus investigaciones en torno a la voz”, sostiene Marta.

Entrenar la voz aporta beneficios para todo tipo de profesionales, no sólo a directivos. Por ejemplo, a los sanitarios. Otro estudio, también de Estados Unidos, concluye que los médicos con voces graves curaron más rápidamente a sus pacientes que aquellos que tenían la voz más aguda.

La voz grave es una condición natural que se tiene o no se tiene, pero –según insiste una y otra vez esta experta en oratoria estratégica—todo se puede corregir, con entrenamiento y fuerza de voluntad.

Además de en el elemento económico, Marta Pinillos hace hincapié en que la voz supone el 38% de lo que comunicamos. ¡El 38%! ¡Y en los tiempos del correo electrónico y las comunicaciones digitales! La voz –recuerda Pinillos en sus intervenciones— nos sirve “para establecer el último contacto con el cliente, después del intercambio de los correos electrónicos; la voz hace que una presentación resulte un éxito o fracaso, y la voz es tenida en cuenta cada vez más por los expertos en Recursos Humanos de las empresas a la hora de seleccionar y contratar personal”.

A través de ejercicios prácticos y con un planteamiento original y divertido, Marta Pinillos ha logrado que cientos de directivos asuman la importancia de “entrenar los músculos de la voz” y estén dispuestos a formarse en esta materia para adaptarse al mercado laboral del futuro.

2018-04-04T18:10:49+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies