La voz, tu mejor herramienta para una comunicación agile

Marta Pinillos Comunicación agile a través de la voz

La voz, tu mejor herramienta para una comunicación agile

La verdadera razón por la que algunos proyectos no salen adelante es que la mayoría de las veces la transmisión de los mensajes es deficiente, debido a una nula variación y modulación de la voz y esto hace que no conectemos con nuestro interlocutor y la comunicación sea lo “ágile” que quisiéramos.

Para que te hagas una idea de lo importante que es la modulación de la voz para una lograr comunicación ágile, has de saber que muchos políticos, o ejecutivos u otros notables oradores públicos contratan a sus propios entrenadores para trabajar la modulación de la voz para, de este modo, conseguir comunicar mejor.

Y si ellos lo hacen, porque consideran fundamental una buena comunicación, ¿por qué tú no has de darle la misma importancia? A menudo te puedes encontrar con que has de vender una idea o un producto, o presentar un proyecto. Tener reuniones diarias, colaboración con equipos de trabajo o hacer una gran propuesta a un cliente, significa que cada vez el “face to face” tiene mayor relevancia en detrimento de estar trabajando solo detrás del ordenador. ¿No es esto tan importante como para prepararte y entrenarte para poder comunicar mejor?

Más allá del entrenamiento y la práctica, te dejo unos trucos a tener en cuenta si se te presenta alguna de las situaciones expuestas en el párrafo anterior. Éstos son:

  • Maneja el tono con cautela: intenta bajar ligeramente la voz ya que, debido a los micrófonos, según qué voces pueden causar un poco de molestia a quien las escucha. (Lo ideal es hacer pruebas de sonido previas en el mismo lugar y con el mismo equipo que vas a utilizar, pero esto no es siempre posible).
  • Hablar despacio y con claridad consigue captar con más facilidad la confianza del oyente.
  • Enfatizar ciertas palabras consigue dar más impacto al discurso y capta la atención de la audiencia.
  • Pronuncia las palabras correctamente, poniendo énfasis en las sílabas y en las consonantes correctas.
  • Si mueves los labios de forma lenta, provocarás dificultades a quienes intentan entenderte. Ten en cuenta que una mandíbula rígida ahoga la voz y una lengua inmóvil la estrangula. Trata de evitarlo.
  • Proyecta la voz de manera adecuada para que todos puedan escucharte claramente. Observa la disposición de la sala o el lugar en el que vas a hablar, y ten en cuenta cada rincón del mismo. No sólo has de hablar para las primeras filas o los que ves en línea recta. Piensa en los ángulos, los que están detrás, o si hay pisos superiores o zonas laterales.
  • Varía el tono y el ritmo de forma correcta y, sobretodo, coherente. Conseguirás que el discurso no sea monótono y aburrido.
  • Olvida las típicas muletillas como “eeeeh…” “aaaaah…” “uuuuhhhhm…” “ummmmnn…”, etc. que lo único que hacen es “ensuciar” tu discurso y te restan profesionalidad.

Estas son las razones para lograr que nuestra comunicación sea ágil y eficiente. Para ello te ofrezco programas y rutinas adaptadas para cada necesidad.

 



error: Contenido protegido / © Copyright Marta Pinillos