¿Eres el líder que quieren escuchar?

/, Sin categoría/¿Eres el líder que quieren escuchar?

¿Eres el líder que quieren escuchar?

Pues sí, lo habrás visto en más de una ocasión (a consecuencia de la falta de formación en el ámbito de la comunicación), personas con excelentes capacidades, grandes motivadores que redactan artículos y textos brillantes, escritores de best sellers, grandes coachs que, a la hora de dar un discurso, pierden todo ese potencial defraudando y aburriendo a los oyentes. Es más común de lo que se piensa.

Y me preguntarás, ¿A qué se debe que, teniendo un gran discurso, no sea capaz de captar la atención del público? La respuesta es la de siempre, porque esa persona no ha prestado atención a su voz y no sabe usarla correctamente.
El gran gancho de cualquier presentador o conferenciante, su mejor arma para captar la escucha del público, es la modulación vocal. Es este registro y variantes de la voz lo que creará diversos climas en función de lo que se dice, manteniendo despierto al oyente.

Como orador, debes tener una buena estrategia comunicativa, tratando de ajustar lo que dices para enfatizar sobre ciertos puntos de interés, buscando despertar las emociones de quien escucha, potenciando las llamadas a la acción y la participación.

No puedes olvidarte de tres factores vitales en el discurso: el volumen, el tono y la cadencia. No pretendo que domines los tres de golpe, aprende uno por uno, céntrate en cada elemento hasta poder controlarlo, trabaja a partir de grabaciones, regula la velocidad para facilitar la comprensión, ensaya, practica, escúchate a ti mismo. Paso a paso, irás mejorando en cada uno de ellos hasta poder combinarlos de forma perfecta. En mis cursos de formación, la escucha activa y el autoanálisis son importantes para seguir avanzando.

Modular la voz conseguirá que el público siga el ritmo de tus palabras, prestando mayor atención a aquellas a las que has dado más énfasis, obligándoles a permanecer atentos para no perder el hilo.
Un líder es un líder porque consigue ser escuchado, en alguna ocasión puede ser un don, en el resto, es una técnica estudiada que puede aprenderse y mejorarse.

2018-09-20T09:54:57+00:00