Educar y cuidar la Voz

//Educar y cuidar la Voz

Educar y cuidar la Voz

La Voz es esa herramienta que usamos a diario prácticamente sin darnos cuenta de su valor, descuidándola y no aprovechando todas las opciones que nos ofrece.

Por exigencias laborales, existen ciertos colectivos que sufren con asiduidad problemas de fatiga en la voz, es el caso de profesores, locutores, tele operadores, actores y cantantes. Su voz es su trabajo, la explotan cada día, pero, ¿la cuidan lo suficiente?

Si cuando hacemos deporte nos preocupamos de estirar, calentar y mimar nuestros músculos dañados en el fisioterapeuta, ¿Por qué estas consideraciones no se tienen con la voz que tanto usamos?

Nuestra voz está ligada de forma irremediable al lenguaje, a la comunicación, las variaciones en el tono son determinantes a la hora de expresar ideas, emociones o sentimientos. Pongamos un breve ejemplo que seguro resultará familiar.

  • ¿Diga? – Coges el teléfono al primer tono.
  • ¡Hola! – no hace falta que se identifique, conoces de sobra ese saludo entusiasta de tu madre. – ¿Qué tal estás, hija?
  • Bien, aquí, sin hacer nada…-respondes sin más.
  • ¿Qué te pasa? – pregunta enseguida.
  • Nada, ¿Por?
  • Te noto de bajón, ¿Estás bien?

A todos nos ha pasado esto. En dos palabras, por el simple tono empleado al hablar, han detectado en seguida nuestro estado de ánimo. La voz contiene un potente factor psicológico que muchos desconocemos y en el que muchos profesionales se centran a la hora de trabajar con ella para proyectarla y sacar su máximo rendimiento, a fin de cuentas, la voz convence, la voz vende y transmite. Usarla de forma correcta es garantía de éxito.

Sin embargo, existen numerosos casos de voz contraída, cerrada, que pierde calidez y dificulta el entendimiento. También las hay nerviosas y rígidas. Limar estas asperezas con cuidado nos permitirá mejorar nuestras aptitudes comunicativas.

Para evitar problemas de la voz es necesario cuidar su higiene. Las cuerdas vocales se lastiman fácilmente si las forzamos, hablar en sitios donde haya mucho ruido, forzando la potencia de la voz, dañará nuestro instrumento. Así mismo, aunque muchos lo desconocen, el café irrita la mucosa de la garganta y ni qué decir de los cigarrillos, moderar su consumo será todo un acierto. Beber abundante agua y mantener una correcta postura corporal que evite tensiones en la zona de cuello, cara y hombros también ayudará a mantener fuertes nuestras cuerdas.

Estas medidas son indispensables para aquellos cuyo trabajo funciona a través de su voz, sin embargo, todos deberíamos tener en mayor consideración esta parte de nuestro cuerpo a la que hacemos esforzarse al máximo, sin cuidado alguno.

Unas simples técnicas y ejercicios de mejora de su uso nos harán descubrir nuevas facetas de nuestra voz y de nosotros mismos, ésa es su gran fuerza, aún infravalorada y desconocida por muchos.

post educar y cuidar la voz

2018-09-22T10:13:11+00:00