Disfonías orgánicas: alteraciones en los órganos fonatorios.

//Disfonías orgánicas: alteraciones en los órganos fonatorios.

Disfonías orgánicas: alteraciones en los órganos fonatorios.

Las disfonías orgánicas engloban todas aquellas lesiones anatómicas que afectan a los órganos de la fonación. Entre las más habituales:

Las disfonías más habituales suelen ser:

Laringitis: relacionada con causas infecciones y víricas produce una inflamación de la laringe que ocasione pérdida de la voz, garganta seca, fiebre, tos, sensación de hinchazón e incluso dolor de oídos.

Papilomas: derivado del conocido virus del papiloma humano, puede generar lesiones en las cuerdas vocales, laringe y faringe. Son conocidas popularmente como “verrugas” y, aquellas que afectan a la laringe, corren un mayor riesgo de ser malignas. Se aconseja su seguimiento a través de un otorrinolaringólogo y en caso de ser necesario su extirpación en cirugía.

Nódulos: se trata de lesiones profundas y redondeadas, normalmente benignas que afectan el movimiento natural de los pliegues vocales. La causa más común de su formación es el uso incorrecto o excesivo de la voz, de ahí la importancia de saber emplearla de forma eficaz.

Granulomas: son lesiones benignas causados por la reacción de los tejidos traumatizados ante una irritación crónica. Suelen ocurrir en la cara interna del proceso vocal del aritenoides (cara interna de los cartílagos) lo que deja al descubierto el cartílago y provoca que el cuerpo reaccione formando un tejido de granulación para recubrir la zona dañada. Entre las causas: sobre esfuerzo vocal, reflujo o trauma por intubación.

Pólipos: lesión que afecta la laringe, concretamente a una de las cuerdas vocales causando disfonía permanente.

Quistes intracordales: pequeños bultos rellenos de contenido mucoso que se alojan en el interior de las cuerdas vocales. Pueden derivarse de causas congénitas o de graves esfuerzos vocales.

Edema de Reinke: trastorno que afecta principalmente a mujeres causando un agravamiento de la voz derivado del consumo de tabaco. La primera solución eficaz es dejar de fumar y, en casos más graves, cirugía.

Hemorragias: derrame de vasos que circulan por las cuerdas vocales y que responde, principalmente, a una sobrecarga aguda y transitoria.

Parálisis: a causa de cirugías, traumatismos o graves procesos catarrales, las cuerdas vocales dejan de moverse.

Leucoplasia: mancha o placa blanquecina, en las mucosas de la boca o las cuerdas vocales.Suele estar inducida por factores externos como el tabaco, el alcohol, malos hábitos alimenticios, mala higiene o enfermedades infecciosas.

Os dejo un enlace con algunos consejos para relajar la garganta y hacer un adecuado uso de la voz.

 

2018-11-27T18:57:22+00:00