Cómo modular tu voz para una comunicación eficiente.

//Cómo modular tu voz para una comunicación eficiente.

Cómo modular tu voz para una comunicación eficiente.

El entrenamiento para modular el habla implica mejorar el tono, la resonancia, la expresividad, el volumen, ritmo, pausas, cadencia, y la claridad de la propia voz.

La modulación de voz es una de las armas que debes conocer y manejar muy bien cuando estés pronunciando un discurso, ya que es la herramienta diferenciadora con respecto a los demás ponentes.
Una buena modulación refleja confianza, y ayuda a convencer a la audiencia y gracias a ella conseguimos que  nos escuchen y mantengan la atención.
Está demostrado que usar una efectiva modulación de voz es la gran diferencia entre un discurso agradable o uno aburrido.
Al dominar la modulación de voz, conseguimos que el discurso sea más interesante, comprensible y memorable para la audiencia.
La modulación no es fácil, pero ejercitando los músculos encargados de la producción de la voz y aplicando diferentes técnicas, según el estilo del comunicador, haremos que nuestra comunicación sea coherente y eficiente.
Para ello necesitas practicar, practicar y practicar, como cuando vas a entrenar otros músculos del cuerpo. Esa es la clave para que puedas dominar de manera natural la modulación de voz.
Algo que ayuda mucho a despertar el oído es: oír a periodistas, a gente de la radio, e incluso a otros ponentes y observar si varían el tono de su voz, el ritmo y las curvas de entonación y si tiene congruencia con las ideas y sentimientos que transmiten.
Políticos, ejecutivos y notables oradores públicos hacen uso de la modulación de voz y tienen sus propios entrenadores.
¿Por qué tú que que tienes que vender una idea o un producto, o presentar un proyecto a hacer una propuesta a un cliente, o un CEO que se dirige a su empresa, no lo hace?
En cada ocasión, siempre que hagas una presentación o pronuncies una conferencia, debes tener en cuenta:
El tono: Al pronunciar un discurso, el tono de voz juega un papel crucial. Intentar bajar ligeramente la voz ya que debido a los micrófonos, las voces agudas pueden causar un poco de molestia.
Hablar despacio y con claridad consigue atraer la confianza del oyente,
Enfatizar ciertas palabras para dar más impacto al discurso y captar la atención de la audiencia.
Pronunciar palabras correctamente, poniendo énfasis en las sílabas y consonantes correctas.
Mover de forma lenta los labios, genera ininteligibilidad, una mandíbula rígida ahoga la voz y una lengua inmóvil la estrangula.
Proyectar la voz de manera adecuada para que todos puedan escucharte claramente.
Variar de forma correcta entre el tono y el ritmo, hace que el discurso no sea monótono y aburrido.
Olvidar las típicas muletillas como ‘eeeh’, ‘aah’, ‘unh’, ‘umm’, etc., que lo único que hacen es ensuciar tu discurso y te resta profesionalidad.
Como hablar no es comunicar, para ello, debemos proyectar y modular nuestra voz y así lograr obtener un alto rendimiento de nuestra comunicación.
¿Entrenamos?

 

 

2019-05-06T10:11:54+00:00