Siete formas para influir con la voz a tus oyentes

Tabla de contenidos

Soy consciente de que lo he repetido en no pocas ocasiones. Pero es que no solo es mi herramienta de trabajo: la voz es también una herramienta de comunicación fundamental y poderosa. Por ello, insisto en que utilizarla con conocimiento y control puede tener un impacto significativo en la manera en que los oyentes perciben y responden a nuestro mensaje.

Eso sí, no sólo hay que saber cómo utilizarla; también, qué debemos mejorar para usarla bien, conocer nuestros puntos fuertes y débiles, y así, sacar el máximo partido a nuestro mensaje. Por cierto que, para ello, puedes tener un encuentro conmigo en el que te haré un diagnóstico personalizado y te diré exactamente qué es lo que necesitas para mejorar tus habilidades comunicativas. 

En este sentido, quiero decir que no puedo estar más de acuerdo con Gary Gernand, uno de los expertos en oratoria más afamados que hay actualmente, quien expone que hay siete características clave que pueden ayudarte a utilizar tu voz de manera más efectiva. Veamos cuáles son. 

Energía vocal

La energía vocal es crucial para cualquier presentación. Cuando hablamos en público, debemos proyectar más energía que en una conversación cotidiana. Esta energía adicional hace que nuestra presencia sea más fuerte y nuestra voz más impactante.

Genard, que también es experto en oratoria en teatro, cuenta como los actores suelen recibir comentarios de que parecen más altos en el escenario debido a la energía que proyectan. Antes de hablar, es vital que aumentes tu energía vocal para asegurarte de que tu voz alcance y resuene en toda la audiencia.

Control de respiración

Una respiración adecuada es esencial para una buena proyección vocal. La vida moderna nos ha acostumbrado a respirar superficialmente, pero para hablar en público necesitamos una respiración más profunda.

La respiración diafragmática, o abdominal, permite tener una mayor reserva de aire, lo que se traduce en una voz más potente y controlada. Esta técnica no solo mejora la calidad de la voz sino que también ayuda a manejar el miedo escénico.

Si quieres, puedes echar un vistazo a uno de mis vídeos en los que te hablo de la respiración diafragmática, cómo utilizarla y cómo puede ayudarnos a superar el miedo escénico👇🏼 

Variedad de tono

La monotonía es el enemigo de la atención. Una voz que no varía en tono puede adormecer a la audiencia. Por eso es importante utilizar la inflexión para permitir que la voz suba y baje de manera natural. La variedad tonal mantiene a los oyentes interesados y hace que el mensaje sea más dinámico y atractivo.

Varios estudios en comunicación han demostrado que las variaciones en el tono pueden mejorar la comprensión y la retención de la información.

Claridad

Cuando hablamos, no solo transmitimos palabras, sino ideas y pensamientos. Las palabras operativas son aquellas que llevan el peso del significado en una frase. Al hablar en público, es esencial que estas palabras sean claramente enfatizadas. Por ejemplo, en la frase «Tenemos las personas y los productos para ser EL LÍDER MUNDIAL en nuestra industria», las palabras en mayúsculas deben destacarse para resaltar el mensaje principal.

Renosancia y autoridad

Una voz resonante y con autoridad transmite credibilidad y confianza. Antes de que la audiencia escuche lo que tienes que decir, deben creer en tu capacidad como orador. La resonancia se logra mediante una respiración adecuada y el uso del diafragma para proyectar la voz.

La autoridad, por otro lado, se construye con una combinación de contenido sólido y una voz firme y cálida. Este equilibrio entre autoridad y accesibilidad es crucial para una comunicación efectiva.

Conexión emocional

Los neurocientíficos han demostrado que todas las decisiones humanas tienen un componente emocional. Por lo tanto, establecer una conexión emocional con la audiencia es fundamental para influir en su forma de pensar. Esta conexión se puede lograr mediante el uso de historias personales, anécdotas y un tono de voz que refleje autenticidad y empatía. La conexión emocional no solo hace que tu mensaje sea más persuasivo, sino que también lo hace más memorable.

Uso del silencio

El silencio es una herramienta poderosa en la oratoria. Una pausa bien colocada puede crear drama, énfasis y permitir que la audiencia procese la información. Los silencios después de puntos importantes ayudan a los oyentes a asimilar lo que se ha dicho. Además, usar el silencio de manera efectiva demuestra confianza y control por parte del orador. La pausa también puede servir como un momento de respiro para el orador, ayudando a mantener el ritmo y la claridad del discurso.

Publicaciones Similares