Diez señales que muestran que estás nervioso mientras das un discurso

Es por todo conocidos que hoy en día el lenguaje corporal es una parte crucial de la comunicación efectiva. Y sí, ya sé que siempre ha sido una parte fundamental a la hora de dar discursos, ponencias y, en definitiva, en el mundo de la oratoria. Pero ahora en la que casi todo se graba, en la era de ‘lo viral’, en la que un vídeo fuera de contexto puede echar por tierra todo un mensaje, nuestros actos frente al público cobran, si cabe, más importancia.

Ya nada es efímero, Internet tiene una memoria casi infinita. Y esto puede ser beneficioso en muchas ocasiones, pues no hay nada mejor que la democratización de la cultura y el conocimiento, pero también hay ocasiones en las que puede ser un arma de doble filo. 

Para ello, lo primero es -y sé que esto puede resultar una perogrullada- conocer a nuestro cuerpo. Saber cómo reacciona ante ciertos estímulos y, sobre todo, cómo puede reaccionar. Estarás conmigo en que no hay nada peor que un ponente que se vea a la legua que está nervioso. Por ello, conviene no caer en estas diez señales que mostrarán a tu público que estás intranquilo y que harán que tu mensaje no llegue como es debido. 

Cuidado con estos 10 errores

  • Ritmo: caminar de un lado a otro sin propósito puede dar la impresión de nerviosismo y agotar a tu audiencia. Utiliza movimientos intencionales que refuercen tus puntos clave.
  • Moverse sin sentido: el movimiento debe tener un propósito. Planifica dónde estarás en el escenario para cada punto principal, como en un mapa teatral, para mantener la atención del público.
  • Gestos: los movimientos aleatorios pueden distraer a la audiencia. Practica mantener tus gestos controlados y deliberados para evitar parecer nervioso.
  • Balanceo: balancearse de un lado a otro puede ser un signo de nerviosismo. Grábate en video durante las prácticas para identificar y corregir este hábito.
  • Los pasos: moverse sin propósito hacia adelante y hacia atrás puede ser desconcertante. Utiliza el video para detectar y eliminar este hábito.
  • Inclinarse: Inclinarse hacia un lado mientras hablas puede hacerte parecer inseguro. Mantén una postura equilibrada para proyectar confianza.
  • Hacer que todo pase más rápido: hablar demasiado rápido puede ser una señal de nerviosismo. Recuerda respirar profundamente para mantener un ritmo adecuado y claro.
  • No dar fortaleza a tus puntos principales: dar un paso atrás al mencionar puntos importantes puede indicar inseguridad. En lugar de eso, acércate a la audiencia cuando comuniques ideas clave.
  • Mirar todo el rato tu presentación o una pantalla: mirar constantemente la pantalla de PowerPoint puede parecer una muleta. Conéctate visualmente con tu audiencia para transmitir confianza.
  • Congelarte: quedarte inmóvil también puede ser una señal de nervios. Asegúrate de moverte de manera natural y relajada para mantener la atención de la audiencia.

Aprende a quitarte el miedo a hablar en público 

Quiero aprovechar justo esta entrada en mi blog para hablarte sobre mi curso para aprender a quitarte el miedo a hablar en público. 

En este te daremos las técnicas prácticas y estrategias efectivas para perder el pánico escénico. Tendrás tanto consejos prácticos para evitar caer en ese miedo, como técnicas de preparación y visualización, ejercicios de relajación y manejo del estrés. Por último, sabrás utilizar el lenguaje corporal y la voz para ganar confianza con el público. 

Qué trabajarás

  • Ejercicios para conseguir una respiración adecuada: aprenderás técnicas de respiración consciente que te permitirán controlar y regular tu respiración durante tus presentaciones. 
  • Controlar los pensamientos negativos: identificarás y abordarás los pensamientos autocríticos y negativos que puedan surgir antes y durante tus discursos. Aprenderás estrategias para cambiar y redirigir esos pensamientos hacia una mentalidad positiva y enfocada en el éxito, lo que te ayudará a enfrentar el miedo escénico con una actitud más segura y optimista.
  • Ejercicios para el control del estrés: practicarás técnicas del manejo del estrés para enfrentar situaciones desafiantes con calma y confianza.

Publicaciones Similares