Por que modular voz es clave para hablar en publico

Realmente, hablar en público puede resultar una experiencia emocionante y desafiante al mismo tiempo. Imagina en ese momento en el que te estás dirigiendo a un grupo de personas, la capacidad de influencia que puedes llegar a tener. 

Eso sí, si algo está claro es que la efectividad de tu mensaje no solo depende de las palabras que elijas, sino de cómo las digas. 

Una óptima modulación vocal –el arte de variar el tono en el momento adecuado, el ritmo y volumen de la voz…- se erigen, cada vez más, como un componente esencial para tener éxito en cualquier discurso público. 

Llegados a este punto, la cuestión puede tornarse evidente y hasta necesaria… ¿Qué es, exactamente, modular la voz? Soy Marta Pinillos, fundadora de Alto Rendimiento Vocal y una de las pioneras en España en comunicación y oratoria, para mí la definición perfecta de modulación vocal es «el proceso de ajustar o variar la voz en diferentes aspectos como el tono, el volumen, el ritmo y la entonación durante la comunicación hablada; es importante saber que para modular, debes tener mínimo cinco tonos que los debes muscular en tus cuerdas vocales». 

No solo eso, además, «la modulación es esencial para conectar y poder entretener al oyente, ya que ayuda a transmitir emociones, enfatizar ideas, mantener el interés del oyente y facilitar la comprensión del mensaje».

Otros artículos de interés

¿Por qué se subestima la modulación vocal?

Uno de los grandes problemas, en este sentido, es que la modulación no tiene la importancia que se merece. Para mí, que llevo formando a grandes empresas durante más de dos décadas, esto sucede porque «la técnica vocal se suele asociar a cantantes, actores o dobladores». 

Creo que «en el ámbito de los negocios, la comunicación suele enfocarse más en el contenido del mensaje y en el lenguaje corporal. Se tiende a creer que estos elementos son los pilares fundamentales para transmitir información y persuadir o influir en otros. Por ello, la voz, en términos de cómo se usa y de cómo se puede mejorar, a menudo se pasa por alto o se subestima».

Hay una creencia generalizada de que la manera en que uno habla no se puede cambiar, ni mucho menos trabajar. Esto ignora el hecho de que, al igual que otras habilidades, la técnica vocal puede ser entrenada y mejorada. Una voz bien modulada y controlada puede añadir claridad, empatía,  autoridad y credibilidad a la comunicación en el entorno empresarial, mejorando la efectividad del mensaje.

Diferentes tipos de modulación vocal 

Creo que se puede modular la voz para un podcast, para hablar en cámara, para dar un discurso… Eso sí, la modulación es modulación. Quiero decir: la técnica es la misma, lo que sí es importante es saber en qué varía según el contexto y el propósito de la comunicación.

Para podscat

Por ejemplo, para un podcast, la modulación de la voz debe ser natural y conversacional, pero clara y suficientemente expresiva para mantener la atención del oyente sin el apoyo de elementos visuales. Aquí la modulación se centra en mantener el interés y transmitir emoción a través de la voz. 

Hablar frente a la cámara

Al hablar frente a una cámara, como en vídeos o transmisiones en vivo, la modulación debe equilibrar el elemento visual con el auditivo. La voz debe ser suficientemente expresiva para complementar la expresión facial y el lenguaje corporal, asegurando que el mensaje sea coherente tanto visual como auditivamente.

Grandes discursos

En discursos ante grandes audiencias, es crucial proyectar la voz y utilizar la modulación para enfatizar puntos clave y mantener la atención de una audiencia. Normalmente aquí la modulación  implica un mayor control del volumen y tono para asegurar que el mensaje llegue claramente a toda la audiencia.

En reuniones o presentaciones

En reuniones de negocios o Presentaciones, la modulación de la voz debe ser profesional y controlada, enfocándose en transmitir claridad y confianza.

Ahora bien, ya nos ha quedado claro la suma importancia de la modulación de la voz, pero… ¿qué conseguiremos si tenemos una técnica óptima?

Captarás la atención

La modulación vocal funciona como un imán para la atención de tu audiencia. Un tono monótono puede hacer que tu mensaje se pierda entre el ruido, mientras que la variación en la entonación mantiene a tus oyentes comprometidos. Al modular tu voz, creas una experiencia auditiva dinámica que permite que tus palabras resuenen de manera más impactante.

Una buena modulación «lo primero que hace es conectar emocionalmente con el oyente, lo que supondrá que escucharás mejor y ayudarás a asegurar que el mensaje sea claro y entendido». Esto es «esencialmente importante en ventas, donde la información precisa y comprensible puede ser la diferencia entre cerrar una venta o no».

Emocionalidad y conexión 

La voz es una herramienta poderosa para transmitir emociones. La modulación vocal te permite infundir entusiasmo, empatía o urgencia en tus palabras. Al sincronizar tu tono con el contenido emocional de tu mensaje, estableces una conexión más profunda con tu audiencia. Una voz expresiva y bien modulada puede tocar corazones y dejar una impresión duradera.

Destaca la importancia

La modulación vocal también te permite resaltar puntos clave en tu discurso. Al dar énfasis a ciertas palabras o frases mediante cambios de tono o ritmo, señalas a tu audiencia lo que consideras más relevante. Esto no solo facilita la comprensión, sino que también refuerza la retención de la información crucial.

«En  los discursos es fundamental enfatizar lo importante y para eso tenemos que saber qué palabras o qué concepto quiero destacar; lo puedo hacer subiendo el volumen, bajando el volumen haciendo una pausa, acelerando desacelerando…»

Combate el miedo escénico

La modulación vocal puede ser una herramienta valiosa para superar el miedo escénico. Al concentrarte en la forma en que entregas tu mensaje, desvías la atención de ti mismo hacia la importancia de la comunicación. Esta práctica consciente no solo mejora tu presencia en el escenario, sino que también ayuda a calmar los nervios y a transmitir confianza.

El miedo escénico empieza siempre con un pensamiento: tememos hacer el ridículo. Por ejemplo, no saber responder a una pregunta, quedarte en blanco, no estar a la altura o sentirte juzgado. Eso hace que tengamos miedo a las críticas».

Estos pensamientos generan reacciones químicas en nuestro cuerpo que traducimos como ansiedad o nerviosismo. La diferencia radica en cómo cada uno maneja y canaliza esa tensión para asegurarse de que no sabotee su mensaje. Si aprendes a gestionar el miedo conseguirás que no te boicotee y ante situaciones que n o dominas, puedes salir airoso.

Variedad para mantener el interés

La monotonía es el enemigo del compromiso. Al modular tu voz, evitas que tu discurso se vuelva predecible y aburrido. La variación en la entonación y el ritmo mantiene la frescura en tu presentación, sosteniendo el interés de la audiencia de principio a fin.

En resumen, la modulación vocal no es simplemente una cuestión de estética, sino una herramienta esencial para la comunicación efectiva. Aprender a utilizar tu voz de manera consciente y estratégica puede marcar la diferencia entre un discurso olvidable y una presentación impactante. La próxima vez que estés frente al público, recuerda que tu voz es tu aliada más poderosa, y la manera en que la modulas puede ser la clave para el éxito.

Publicaciones Similares