El propósito de las pausas en comunicación oral

Las pausas son un elemento fundamental del discurso. Gracias a ellas, se controla la respiración, factor que potencia la voz, se favorece tanto un buen volumen como enriquecen las entonaciones de la misma y se logra crear una mejor conexión con el público.

Permiten al mismo no solo comprender el mensaje sino que además, mediante una pausa antes de las palabras clave, se atrae su atención y en consecuencia lo mantiene receptivo en todo momento.

La ausencia de las mismas, tan frecuente, son causadas por un ritmo acelerado, vicio que transmite nerviosismo, mala calidad en la voz (bajo/flojo volumen, inseguridad, angustia etc.), falta de dicción, un tono monocorde y la sensación de querer terminar lo antes posible, hecho que viene acentuado por una mirada cambiante.
Tengamos en cuenta que el buen manejo de las pausas se consigue con el buen manejo de los tiempos de la respiración.

Características:
- Las pausas permiten el control de la respiración.
- Las pausas, dan tiempo al público de entender y escuchar el mensaje del
orador.
- Las pausas, favorecen un buen volumen de voz, y buenas entonaciones.
- Las pausas, dan tiempo al orador de conectar mejor con el público.


Consecuencias:
- Un ritmo acelerado transmite nerviosismo y ganas de acabar lo antes posible
- Un ritmo acelerado provoca una voz floja porque la voz se potencia con un
buen control de la respiración.
- Un ritmo acelerado provoca pocas entonaciones y un tono monocorde
- Un ritmo acelerado provoca una mirada cambiante.


Consejos de Expresarte:
1. El buen manejo de las pausas se consigue con el buen manejo de los tiempos de
respiración.
2. Durante las pausas inhalamos para entonar mejor.
3. Marcamos una pausa antes de las palabras claves de una presentación (verbos,
adverbios, adjetivos).