Utilidad para las empresas de impartir cursos de logofoniatría a sus empleados

Utilidad para las empresas de impartir cursos de logofoniatría a sus empleados

Aunque el logofoniatra, sea el especialista que enseña a manejar la voz y a quitar los vicios y defectos de pronunciación, a mí me gusta decir que es como el Luthier (el fabricante de instrumentos musicales) de la voz.

Los beneficios que se pueden obtener de la enseñanza del manejo de la voz, son de dos clases: uno inminentes y hasta económicos y otros a corto plazo.

Aunque el logofoniatra, sea el especialista que enseña a manejar la voz y a quitar los vicios y defectos de pronunciación, a mí me gusta decir que es como el Luthier (el fabricante de instrumentos musicales) de la voz.

Los beneficios que se pueden obtener de la enseñanza del manejo de la voz, son de dos clases: uno inminentes y hasta económicos y otros a corto plazo.

Entre las técnicas que enseña el logofoniatra, está la de “colocar la voz”.

Se puede decir que una voz está colocada, cuando se obtiene el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo.

Ello nos lleva a considerar por lo tanto el menor riesgo de afonías, menor riesgo de nódulos… y lo que es más importante: menor cansancio en el trabajo y por lo tanto mayor y mejor rendimiento.

Dado que el logofoniatra nos va a enseñar el manejo de la voz, los auténticos beneficios están en proporción directa a lo que nosotros valoremos  de la “Comunicación” y el hecho de “Hablar en público”.

 No todos nuestros empleados, tendrán que “hacer un discurso”, pero sí todos nuestros empleados utilizan la voz para comunicarse.

Generalmente aceptamos que la voz, es la tarjeta de presentación de una persona, pero es que ésa persona, es a su vez la tarjeta de presentación de la Empresa.

A todos nos ha ocurrido, haber recibido alguna vez, la visita de un vendedor con poca cultura, con pocos recursos expresivos…¿qué imagen hemos sacado?, Y esa imagen ¿la hemos sacado solo de él o también de la empresa?.

Nadie ignora que el gran problema de la comunicación oral es el MIEDO. El miedo, no se quita (ni se debe) quitar nunca; pero sí hay que aprender a controlarlo.

Como decía Yves Furet, “hablar es un deporte. No es solamente, ni principalmente una actitud intelectual, sino una actitud física..

Saber hablar es más una técnica que una ciencia. Antes al niño se le enseñaba más a saber que a actuar y hacer”.

Pero en nuestra Empresa, queremos hombres de acción, (¿no nos suena ésta frase?).

La mejor manera de controlar el miedo, es controlar la RESPIRACIÓN, y hacer lo que estamos proponiendo: PREPARARSE.

A nuestros cursos, han asistido profesionales de distintos sectores y con distintas problemáticas. La mayoría ha reconocido en los cursos un valor añadido: les ha dado no solamente la información y la formación específica, sino una mayor TRANQUILIDAD. Y esto ¿en qué se traduce?. En que al tener una mayor serenidad, pueden pensar (razonar) más fácilmente y expresar sus ideas concentrándose en lo esencial; por lo que sienten que aumenta su poder de COMUNICACIÓN y capacidad de CONVENCIMIENTO.

Y todo esto, ¿qué ha significado? Pues una mayor SEGURIDAD y CONFIANZA en sí mismos. (Creo que ésta frase también nos suena en la Empresa, ¿verdad?).

El empleado sentirá (precisamente por los miedos y dificultades de expresión oral que tiene) que éste curso sí le va a BENEFICIAR A ÉL, y no solamente a la EMPRESA.

Y finalmente, todos sabemos (aunque sólo sea por los discursos políticos y por la publicidad), que a veces, más importante que lo QUE SE DICE, es el "CÓMO SE DICE".

Y…para eso estamos.

Utilidad para las empresas de impartir cursos de logofoniatría a sus empleados

Utilidad para las empresas de impartir cursos de logofoniatría a sus empleados

Reserva tu Plaza

Para reservar tu plaza o solicitar más información del curso, enviame un mensaje:

Cursos

Comentarios