El peso de la respiración en la comunicación oral

El peso de la respiración en la comunicación oral

Es increíble la forma en la que el ser humano ha automatizado su propio mecanismo. Nuestra maquinaría es tan compleja como maravillosa. Si nos detuviéramos un momento a analizar todas las funciones que llevamos a cabo en un minuto, probablemente nos volveríamos locos al darnos cuenta de cómo llevamos a cabo una cantidad innumerable de procesos corporales de una forma completamente mecánica.

 

Es increíble la forma en la que el ser humano ha automatizado su propio mecanismo. Nuestra maquinaría es tan compleja como maravillosa. Si nos detuviéramos un momento a analizar todas las funciones que llevamos a cabo en un minuto, probablemente nos volveríamos locos al darnos cuenta de cómo llevamos a cabo una cantidad innumerable de procesos corporales de una forma completamente mecánica.

Pestañear, tragar, caminar, hablar… son acciones que resultan aparentemente sencillas porque las realizamos de forma involuntaria pero que no carecen de trascendencia. ¿Te imaginas lo que supondría estar más de un minuto sin pestañear?

Pues bien, considerando al cuerpo humano como la máquina perfecta que es, algunas de estas acciones son parte de un engranaje que alcanzan su funcionalidad máxima cuando trabajan de forma coordinada.

Podríamos pensar que las funciones de respirar y hablar trabajan de forma aislada, y puede ser así, pero la realidad es que no podrían ser más complementarias.

La voz es una de las características que nos diferencian a los humanos de otros seres vivos. Al nacer llevamos a cabo una respiración perfecta para comenzar a hablar, pero según vamos creciendo, y debido a una falta de formación adecuada, desconectamos de forma inconsciente nuestra voz de nuestra respiración, y este es uno de los errores que debemos remediar para poder sacar el máximo partido de esta cualidad tan perfecta y tan olvidada a la vez.

Con esta reflexión llegamos a la conclusión de que para que nuestra voz brille, necesitamos llevar a cabo una respiración correcta.

No mucha gente sabe de la existencia de un músculo en nuestro cuerpo que se encarga de regular el aire cuando respiramos. El hecho de que pocas personas sean conscientes de que lo tenemos, lleva a que también sean pocos los que lo usan.

Si lo utilizamos con el fin que acabamos de describir, estaremos llevando a cabo una ‘respiración diafragmática’ que es, sin duda, la mejor para poder hablar correctamente. Ese aire que expulsa nuestro nuevo amigo muscular, es el que llevará nuestras palabras hacia nuestro oyente y en el transcurso, no dañará las cuerdas vocales. ¿Parece complicado? Puede que al leerlo te asuste un poco pero, créeme, es mucho más fácil de lo que piensas.   

Para que puedas comprobar si lo estás haciendo correctamente, te proponemos un ejercicio muy simple.

Siéntate en una silla y apoya tu espalda por completo. Rodea la parte baja de tus costillas con tus manos a cada lado. De esa forma estarás sintiendo el perímetro del diafragma.

Ahora es el momento de que, de forma controlada, respires profundamente. Trata de tomar el aire lentamente, tomando el control y enviándolo a la parte baja de las costillas y de los pulmones. En ese momento sentirás como tus manos comienzan a expandirse. Esto quiero decir que has logrado llenar tu diafragma de aire. Ahora expúlsalo tranquilamente…. ¡Esta es la respiración perfecta para poder hablar!

No te preocupes si no te sale a la primera, Roma no se construyó en un día.

Repítelo tantas veces como sea necesario hasta que lo logres.

Una vez hayas controlado este paso, te instamos a que intentes otro ejercicio.

Cuando estés soltando el aire, déjalo salir sin ninguna traba y comienza a contar. Con una sola respiración, comprueba hasta qué número llegas. Cuanto más ejercites tu diafragma y tu respiración, notarás cómo consigues contar cada vez más números.

Fácil, ¿verdad? Pues, a qué esperas para controlar algo tan esencial como es la técnica de la voz. 

El peso de la respiración en la comunicación oral

El peso de la respiración en la comunicación oral

Reserva tu Plaza

Para reservar tu plaza o solicitar más información del curso, enviame un mensaje:

Cursos

Comentarios